Tradición y tecnología

Empresa de ya tres generaciones que siempre han compartido sus principios y objetivos básicos: el espíritu emprendedor, la adaptación a la demanda del cliente y la fidelización del mismo con su soporte receptivo.

La historia de la empresa se remonta al año 1940, cuando D. Evelio García comenzó a fabricar carros y remolques en madera que respondieron de manera muy satisfactoria a las necesidades de los agricultores de la zona.

Su hijo, D. Miguel García, aprendió de su padre el valor del trabajo y de fidelizar al cliente adaptándose siempre a sus necesidades. De esta manera, en 1957 tomó el relevo de la empresa, actualizándola, renovándola y haciéndola crecer.

Atendiendo a la evolución de la demanda de sus ya fieles clientes y aprovechando la mecanización de la agricultura, D. Miguel García  comenzó a fabricar en hierro diferentes maquinarias que llevaron a la empresa a un puesto importante para los agricultores de Castilla y León y, pronto, del país

En los años 70 los clientes quedaron impresionados con el trabajo de la empresa, que se especializó en la maquinaria relativa al cultivo de la remolacha azucarera. La empresa siguió creciendo hasta erigirse como una empresa con clientes a lo largo de todo el país y con exportación a Marruecos.

En 1981 su trabajo fue reconocido y condecorado con la Cruz de la Orden al Mérito Agrícola.

En los años 80 se incorporaron a la empresa D. Evelio y D. Miguel Ángel García, hijos y nietos de los fundadores.

Con una formación específica y actualizada, Evelio y Miguel Ángel han sido capaces de adaptarse a las nuevas necesidades de la empresa, consolidándose así como los perfectos gestores posibles en el apartado comercial y técnico respectivamente.

A mediados de los años 90, la remolacha azucarera entra en declive en Europa y, a pesar de que la empresa exportaba puntualmente a Chile y Marruecos, Evelio y Miguel Ángel decidieron en el año 2000 reinventarse por completo dando un giro a la producción de Mieve S.L.

Así, bajo la marca EMC, y aprovechando la situación en auge en la que se encontraba el sector de la construcción en España, comenzaron la fabricación de plataformas elevadoras móviles de personal.

La excelente formación y alta capacidad de reinventarse de esta tercera generación de Mieve S.L. hizo que con su nueva fabricación lograran abrirse un hueco en el mercado de la construcción, encontrando fieles clientes en todo el país y manteniéndolos con su excelente soporte receptivo.